martes, 20 de septiembre de 2011

Tipografia usada en Arquitectura

Las letras

Para la descripción completa de un plano se requiere: el lenguaje gráfico para mostrar la forma y disposición, y la escritura para indicar las medidas, métodos de trabajo, tipos de material y otra información. 

La clase de letra más usada corrientemente es la gótica comercial, a base de trazo simple. Las letras pueden ser mayúsculas o de caja alta y minúsculas o de caja baja, ambas a base de tipo inclinado o vertical. En algunas empresas se emplea exclusivamente el tipo vertical; en otras el tipo inclinado. Y, finalmente, algunas veces emplean letras verticales para los títulos y letras inclinadas para dimensiones y notas, u otras combinaciones. El delineante que quiere ocupar una plaza en alguna empresa habrá de adaptarse a la costumbre de la misma. El estudio y la práctica dan el dominio perfecto de la forma y dimensiones de cada letra. Períodos cortos de práctica, pero frecuentes, dan maestría en el rotulado. Finalmente hay que combinar las letras uniformemente para obtener palabras fáciles de leer. Rectas de guía. Para conseguir letras uniformes, deben trazarse líneas de guía que delimitaran la altura de las letras. Estas líneas serán de trazo muy fino y a lápiz. La distancia entre líneas de letras se toma generalmente de media vez a vez y media la altura de las mayúsculas. Se empieza señalando la altura de las mayúsculas en la primera línea, y a continuación se pone en el compás de puntas secas la distancia escogida entre bordes inferiores de letras, marcando de esta manera dichos bordes inferiores. Haciendo lo mismo con los bordes superiores, tendremos situadas las líneas de guía que necesitamos. La práctica de escritura de las letras debe proceder lógicamente a la escritura de palabras y frases. Es conveniente poner atención especial a los números y fracciones, que constituyen parte esencial del acotado de un dibujo. 

Microtipografía o tipografía del detalle

El término Mikrotypografie («microtipografía») se aplicó por primera vez en un discurso dado en la Sociedad Tipográfica de Múnich. Se ha generalizado desde entonces en la literatura especializada. Comprende los siguientes rubros: la letra, el espacio entre letras, la palabra, el espacio entre las palabras, el interlineado y la columna.Tiene tres importantes funciones: el peso visual, el interletrado y el interlineado.

Macrotipografía

La macrotipografía se centra en el tipo de letra, el estilo de la letra y en el cuerpo de la letra.
  
Tipografía creativa
Esta contempla la comunicación como una metáfora visual, donde el texto no sólo tiene una funcionalidad lingüística, y donde a veces, se representa de forma gráfica, como si se tratara de una imagen. 

TIPOS BASICOS

Romano Antiguo: Su particularidad estilística extriba en la desigualdad de espesor en el asta dentro de una misma letra, en la modulación de la misma y en la forma triangular y cóncava del remate. 

Romano Transicion:  Hemos de considerar el llamado Romano de Transición, derivado del antiguo pero con marcada tendencia a modular más las  astas y a contrastarlas con los remates, que dejan la forma triangular para adoptar la cóncava o la horizontal. Esta evolución se verificó, principalmente, a finales  del siglo XVII y hasta mediados del XVIII, por obra de Grandjean, Fournier y Baskerville.

Romano Moderno: Derivado del Antiguo. Son los caracteres rígidos y armoniosos de terminal recto y fino, siempre del mismo grueso y de asta muy contrastada con él.

Egipcia: Tiene el asta uniforme y el remate rectangular: entre el asta y el remate  no suele haber diferencia sensible de espesor. Estos tipos, en sus  variedades, se difundieron a partir de 1820.

 

Palo seco: De asta ordinariamente uniforme en el grueso y sin terminal.

 
Inglesa: Una familia de gran alcurnia y nobleza, actualmente arruinada. Este tipo caligráfico se encuentra representada a pluma y pincel. La familia de letra inglesa, como la gótica es una reliquia de tiempos pasados, cuando el rey Jorge IV de Inglaterra se le ocurrió un día del año 1700, solicitarle al fundidor francés Firmín Didot una letra manuscrita, imitando la inglesa manuscrita.
 
Fantasia y Ormental: Las del tipo decorativas no pertenecen a ninguna clasificación exacta. La ornamentación de letras y tipos alcanzó su máximo esplendor hacia la primera mitad del siglo XIX, precisamente cuando se inició la litografía industrial. Debido a la fácil talla de la madera, las filigranas y ornamentaciones invadieron al tipo.
 

 
La historia de la tipografía ha estado siempre ligada a las corrientes arquitectónicas de su tiempo, ha dependido de los materiales y técnicas de cada época. Si bien la historia de la tipografía comienza en el siglo XV con la invención de los tipos móviles, manejamos aquí la palabra tipografía con un significado más amplio: como el arte/oficio de usar letras, habitualmente estandarizadas.

Los primeros ejemplos nos remiten a la Antigüedad y a su uso en inscripciones lapidarias. Es entonces cuando la letra se empieza a diseñar y alcanza un rigor formal. Es en la escritura lapidaria en la que se basa Todo el diseño tipográfico, «la relación de forma y proporción entre las letras, la alineación y el espaciado, la interlínea y la composición del bloque de texto.
Es en Grecia y posteriormente en Roma donde se aplica la tipografía a la arquitectura como un elemento más de ésta. Las inscripciones pasan a formar parte de la arquitectura monumental: arcos del triunfo, estatuas, columnas.
Otras corrientes arquitectónicas también tuvieron familias tipográficas ligadas a ellas como por ejemplo las modernas (Bodoni) en el neoclasicismo, el rescate de la Gótica de Morris o las curvilíneas y ornamentales letras del Art Nouveau. Llegado el siglo XX las diferentes vanguardias artísticas contribuyeron a formar el nuevo panorama gráfico y tipográfico. Es en ese momento cuando la arquitectura racionalista del movimiento moderno vio en las letras de palo seco su análogo a nivel gráfico, despojadas de toda característica historicista, con un tinte industrial y racional y acorde con el Esprit Nouveau. Este revolucionario movimiento tipográfico alemán se conoce como la Nueva Tipografía, nombre que pone título al ensayo-manifiesto de Jan Tschichold.

Desde entonces la relación entre arquitectura y tipografía ha devenido en algo más difuso. A mediados de los 80, con la llegada de la revolución digital, se pusieron en circulación muchas nuevas herramientas que han cambiado el modo de trabajar de arquitectos y diseñadores.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada